Durante esta etapa los jóvenes experimentan un gran número de cambios a nivel físico y emocional. Sus sensaciones y sentimientos están a flor de piel. 

Este periodo se caracteriza por los cambios de comportamiento, que pueden desembocar en problemas escolares, problemas relacionados con el aprendizaje y trastornos de ánimo.

La ayuda de un especialista para guiar a nuestros jóvenes protagonistas y valorar estos problemas psicológicos es fundamental. Llámanos ahora y cuenta con la ayuda de un experto.