La ansiedad puede presentarse en adolescentes y niños al producirse la separación de los padres. Una familia puede quedar desestructurada al producirse esta separación o divorcio de los padres y puede provocar un estado de preocupación y ciertas alteraciones emocionales en el hijo.

El desencadenante suele ser un desequilibro emocional del niño o adolescente y un estado de ansiedad que debe ser tratado por un psicólogo especializado.

La ansiedad y el estrés que sufre el menor de edad tiene efectos negativos en todos los ámbitos de su vida: familiar, social, escolar...

Ponte en contacto con nuestra consulta y pide cita, estudiaremos el caso y trataremos al niño o adolescente de la forma más adecuada.