La industria alimentaria y los procesos de adelgazamiento pretenden que pierdas peso de forma matemática, a base de contar kilocalorías. Lo cierto es que un psicólogo clínico en Granada puede ayudarte más de lo que piensas, recuerda que gran parte del éxito reside en tu mente.

La realidad es que el 98 % de las personas que ha llevado una dieta termina recuperando el peso. ¿Por qué ocurre esto? Básicamente, porque no se terminan de instaurar los hábitos saludables en la persona. Es en este punto cuando un psicólogo clínico en Granada puede ayudarte a conseguir tu objetivo de forma permanente.

En primer lugar, puede ayudarte a gestionar el estrés. Cuando padeces de estrés crónico, el cortisol (una hormona) se excreta excesivamente. Esta sustancia puede evitar que quemes grasa e incluso puede ayudarte a recuperar el peso.

En segundo lugar, la psicología puede ayudarte a adquirir un mejor comportamiento y conducta hacia la comida. Instaurar un buen comportamiento es fundamental para crear un hábito saludable que perdure durante toda tu vida. Así, la psicología prefiere hablar más de qué comer y qué no comer para ayudarte a mantener un peso saludable, en vez de utilizar las matemáticas. También puede ayudarte a identificar esas emociones negativas y la ansiedad que pueden intentar alejarte de tu camino.

En tercer lugar, la psicología puede ayudarte a mantener una actitud positiva. Alcanzar un objetivo es difícil, sobre todo cuando requiere mucho tiempo y esfuerzo. Puede ayudarte a reforzar las buenas conductas y a superar los obstáculos que aparezcan en el camino hacia el éxito. Ni la mejor dieta del mundo va a ayudarte tanto como gestionar adecuadamente tus emociones y tus pensamientos.

Ahora pregúntate, ¿cuál es tu relación con la comida? En Fernández Portillo, I. queremos ayudarte siempre con la mayor confianza y profesionalidad.