La ansiedad es una respuesta innata de tu organismo que tiene funciones adaptativas. Si bien este mecanismo es vital, se puede presentar de forma alterada y convertirse en un problema que requiere el tratamiento de un psicólogo clínico en Granada.

La ansiedad patológica se caracteriza porque experimentas un miedo irracional y desmesurado hacia ciertos acontecimientos rutinarios: estar bajo una situación de estrés. altos niveles de exigencia o miedos por experiencias anteriores como haber vivido una situación de miedo, etc. Este pánico, en lugar de ayudarte, te limita y paraliza, perjudicándote en las distintas áreas de tu vida. Conjuntamente con el tratamiento propuesto por un psicólogo clínico en Granada, puedes llevar a cabo estas técnicas para reducir tu nivel de ansiedad diaria.

- Practica ejercicio físico. Al contrario de lo que pueda parecer, hacer deporte es una de las mejores formas para evitar que tu sistema nervioso se active en exceso y de forma reiterada. Asimismo, cuando te ejercitas, tu organismo segrega las hormonas de la felicidad y el bienestar, lo que te hace sentir mucho más tranquilo y relajado.

- Medita. La meditación es un ejercicio mental con el que fomentas tu capacidad de concentración y conectas contigo mismo. Sirve como método para armonizar tu cuerpo y mente en un estado de plena relajación y tranquilidad.

- Haz respiraciones profundas. La respiración diafragmática consiste en inhalar aire por la nariz y bajarlo hasta llenar tu estómago, lo retienes unos cinco segundos y lo sueltas lentamente por la boca. Te ayudará a calmar la mente, especialmente cuando tienes mucha ansiedad.

- Mantén unos hábitos de vida saludables. Una alimentación sana y equilibrada te ayudará a prevenir que la ansiedad se descontrole y hará que te sientas mejor contigo mismo. Igualmente, es importante que cuides tus horas de descanso que se pueden ver perturbadas con la ansiedad. El deporte y la meditación te serán de gran ayuda para conciliar y mantener el sueño.

En Isabel Fernández Portillo te ayudamos a controlar tu nivel de ansiedad para que no afecte a tu calidad de vida.