Nuestra amplia experiencia en terapia de parejas en Granada nos ha permitido saber que tres de cada cuatro parejas admiten una mejoría tras acudir a estas consultas y confiesan que volverían a hacerlo si fuera necesario para mejorar su vida familiar. Sin embargo, aún son pocos los que deciden acudir a este tipo de terapia, quizás pensando que los problemas de pareja se solucionarán con el tiempo.

A lo largo de todos estos años como expertos en terapia de parejas en Granada, hemos visto cómo las discusiones, la mala convivencia, la rutina o la falta de sexo son los principales motivos para que la relación comience a ir mal. El problema es que desde que surgen los primeros indicios hasta que se toma la decisión de ponerse en manos de profesionales, suele transcurrir una media de entre cinco y seis años, tiempo en el que la relación está ya más desgastada de la cuenta. El mejor momento para acudir a terapia es cuando ambos miembros notan que no se entienden pero tienen voluntad de solucionarlo. Cuanto antes se acuda a estas terapias, más efectivas serán.

Es importante tener en cuenta que una terapia de pareja no sólo está orientada a mejorar o “salvar” relaciones que parecían estar avocadas a romperse. En muchas ocasiones, estas sirven para tener una ruptura menos dolorosa y conflictiva, aceptando que la historia se ha terminado.

En Isabel Fernández Portillo tratamos los problemas de pareja de una manera seria y profesional aplicando las últimas terapias cognitivo-conductuales. En nuestras terapias se exponen claramente de los problemas, trabajando el diálogo más que el monólogo y aprendiendo a comunicar lo que se siente de verdad.