La detección temprana de la anorexia

958 80 03 22
La detección temprana de la anorexia

Uno de los problemas cuyo nivel de incidencia sigue creciendo entre los casos que atiende cualquier psicólogo clínico de Granada es el de los trastornos alimentarios, especialmente en adolescentes. Es preocupante que el número de chicas a las que diagnosticamos con anorexia siga una tendencia al alza, como es también preocupante que cada año sea mayor el número de varones a los que se les diagnostica esta misma enfermedad.

Como ocurre en prácticamente todos los casos en los que se hace necesaria la intervención de un psicólogo clínico de Granada, el diagnóstico temprano es un factor determinante para logra una rápida recuperación del paciente, pero en el caso concreto de la anorexia, cuanto más tiempo de tarde en actuar, es más probable que el problema pueda complicarse y afectar a órganos vitales: Riñones, hígado, corazón…

Es fundamental, por lo tanto que padres y educadores permanezcan alerta ante la aparición de los primeros síntomas de la enfermedad, algo que no es fácil, pues se trata de cambios muy sutiles en el comportamiento. En los primeros estadios de la enfermedad, la chica (o el chico) con anorexia comienza a centrar toda su atención e interés sobre temas relacionados con las dietas, la nutrición. Pregunta con frecuencia por las calorías que pueden tener las cosas que va a comer. Poco a poco empieza a evitar comer o cenar en compañía, utilizando mil y una excusas diferentes: “Hemos picado algo”, “voy a comer con…”, “no tengo hambre”.

Su vestuario también cambia y se visten con ropas holgadas, mangas largas incuso en pleno verano con las que tratan de ocultar a la vista de los demás su incipiente delgadez. Ante la menor sospecha trata de ponerte en contacto con Isabel Fernández Portillo para poner soluciones sin pérdida de tiempo.