Cuando la mala conducta de un niño se convierte en un problema de gravedad

958 80 03 22
Cuando la mala conducta de un niño se convierte en un problema de gravedad

Cualquiera de los especialistas en psicología clínica infantil de Granada puede explicarte la importancia de, cuando se aprecian cambios en las conductas de los niños, acudir a un especialista a fin de poder profundizar en las causas que han motivado ese cambio y poner soluciones antes de que se conviertan en un problema de gravedad.

Los profesionales trabajarán con el niño a través de una terapia para tratar su comportamiento y las causas que le han arrastrado a él, pero este trabajo debe complementarse con el que los padres realicen en casa. Un especialista en psicología clínica infantil de Granada puede darle a los padres las pautas de actuación necesarias para lograr una rápida mejoría e, incluso, la desaparición total del problema.

En muchas ocasiones nos encontramos con que el mal comportamiento de un niño se intenta justificar con las más diversas excusas: achacándolos a una educación deficiente, a la edad del pequeño, a una rabieta, a su carácter, etc. Sin embargo, de lo que aquí hablamos es de trastornos de conducta que van mucho más allá de un mal comportamiento puntual. Es normal que los niños sean puntualmente traviesos o desobedientes o que, en determinados momentos, por diferentes causas pasen por periodos de estrés que pueden provocar grandes alteraciones. Por eso es importante estar atento a algunos signos que nos pueden dar la pista de que un niño sufre un trastorno de conducta. 

Cuando el estado de ánimo del niño sea muy cambiante, tienda a romper las cosas de los compañeros, sus hermanos, etc.; esas rabietas sean demasiado frecuentes y se complementen con episodios de agresividad, cuando desobedezca sistemáticamente y su rendimiento en el cole sea muy deficiente, será el momento de ponerse en contacto con Isabel Fernández Portillo.