Cómo influye la terapia en la solución del problema emocional

958 80 03 22
Cómo influye la terapia en la solución del problema emocional

Si buscas un psicólogo clínico en Granada, puedes ponerte en contacto con nuestra consulta para iniciar un tratamiento que te ayude a aliviar los síntomas. Si sufres por un malestar emocional, la terapia puede ayudarte a reforzar la introspección en este momento de tu vida para transformar el dolor en esperanza de cambio y desarrollo personal.

Un experto psicólogo clínico en Granada guía el proceso terapéutico, combinando conocimiento y experiencia, en beneficio del bienestar del paciente. ¿En qué medida ayuda el proceso a tu recuperación?

En primer lugar, en el contexto de la terapia encuentras un espacio de escucha activa para expresar tus sentimientos, pensamientos e ideas, pero además de escucharte y hacer un seguimiento de tu evolución, esto también te ayuda a conocerte mejor a ti mismo gracias a un entorno que inspira introspección y agradable silencio, sin interrupciones tecnológicas.

Además, la terapia como proceso de recuperación es un símbolo de tu propio desarrollo interior. Es decir, al comprometerte con este objetivo, te cuidas y te das la importancia que mereces. La terapia es fundamental para sanar nudos emocionales puesto que la palabra es curativa en sí misma.

A través de las preguntas del psicólogo, profundizas de un modo constructivo en tu mundo interior, desarrollas nuevos recursos personales para afrontar situaciones que te afectan y luchas por superarte a ti mismo. La terapia es tan importante incluso que, cuanto antes escuchas los síntomas de un malestar y pides ayuda, más sencillo será el proceso de recuperación posterior. De lo contrario, el malestar puede ser más grave con el paso del tiempo al derivar en una forma de ansiedad habitual.

En la consulta de Isabel Fernández Portillo, puedes recibir ayuda especializada en terapia individual. Te ofrecemos los mejores recursos de autoayuda para ser feliz, gracias al desarrollo de tu inteligencia emocional.